Grupo Oroño

Gupo Oroño

Alerta al corazón

En Instituto Cardiovascular de Rosario trabajamos diariamente en la prevención, diagnóstico precoz y tratamiento oportuno de las enfermedades cardiovasculares

El 29 de setiembre se celebró el Día Mundial del Corazón. Este año las acciones apuntan a reducir la mortalidad, mediante el control de los factores de riesgo.

 

Haydee Stroppi - Directora Médica Operativa - ICR


En el año 2000, la Federación Mundial del Corazón, con el apoyo de la OMS y la UNESCO designó al 29 de septiembre como el Día Mundial del Corazón con el objetivo de dar a conocer masivamente las enfermedades cardiovasculares, estrategias de prevención, diagnóstico precoz, a fin de brindar tratamiento oportuno y de este modo reducir la mortalidad por esta causa, lo que resulta imprescindible considerando que las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la principal causa de muerte en los países desarrollados y una causa mayor de morbilidad y pérdida de calidad de vida relacionada con la salud.

 

El objetivo que nos convoca en esta fecha es informar a la población general sobre la posibilidad de reducir significativamente la muerte de causa cardiovascular (por cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular o enfermedad vascular de cualquier territorio) mediante el control de factores de riesgo. A pesar de la emergencia de nuevos marcadores de riesgo cardiovascular, los principales factores siguen siendo los mismos identificados hace varias décadas.

 

Algunos de ellos son inmodificables, como:

 

Historia familiar de enfermedad cardiovascular: el riesgo de padecer enfermedad de las arterias coronarias aumenta si un familiar masculino de primer grado (padre o hermano) ha sufrido un infarto antes de los 55 años o si un familiar femenino de primer grado (madre o hermana) lo ha padecido antes de los 65 años.

 

Edad: el simple hecho de envejecer aumenta las posibilidades de padecer enfermedad cardiovascular (ECV).

 

Diabetes: según datos de la OMS la prevalencia de diabetes en el mundo es del 8,5% de la población, cifra que se ha duplicado desde 1980. Este incremento puede deberse a aumento de la incidencia o del diagnostico de la enfermedad, pero parece claro que ha ido en paralelo al ascenso epidémico de la obesidad en la población. Por otro lado, aproximadamente la mitad de los sujetos diabéticos desconoce que lo son. Identificar esta población es muy importante, porque el control adecuado de la glucemia y los factores de riesgo cardiovascular asociados reduce sustancialmente las complicaciones de la enfermedad.

 

Los factores de riesgo modificables son la inactividad física, el sobrepeso, las elevaciones de los niveles de colesterol o el consumo de tabaco.

 

Otros factores como la situación socioeconómica tienen su impacto. La pobreza aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Una vida crónicamente estresante, aislamiento social, ansiedad y depresión también aumentan el riesgo de padecer enfermedad.

 

DISMINUIR EL RIESGO


El paciente no necesariamente desarrollará una enfermedad cardiovascular si tiene un factor de riesgo. Sin embargo, cuanto más factores de riesgo presente, mayor será la probabilidad de que lo haga, a menos que tome medidas para modificarlos y trabaje activamente para disminuir las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

 

Las recomendaciones generales al respecto incluyen:

 

• Actívese: 30 minutos al día de actividad física aeróbica, de moderada intensidad pueden ayudar a prevenir este grupo de enfermedades. Incorporar el movimiento a la vida cotidiana suele ser un buen recurso como usar las escaleras en lugar del ascensor, bajarse del trasporte unas cuadras antes y caminar el resto del camino. Ser activo es también una buena forma de controlar su peso y reducir los niveles de tensión.


• Deje de Fumar: Tras el abandono del hábito, el riesgo de padecer enfermedad coronaria se reduce a la mitad en un año y se equipara al de la población general a los 10 años.


• Mantenga un peso saludable: Mantener un peso saludable y limitar su consumo de sal ayudará a controlar sus niveles de presión arterial y reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Resulta aconsejable aumentar el consumo de frutas frescas y verduras, cereales y productos integrales, en cuanto a las carnes elegir cortes magros y modos magros de cocción incorporando el pescado a la dieta. Los productos procesados, enlatados o industrializados pueden contener mucha sal, revise las etiquetas si Ud. es hipertenso.


• Conozca sus números: Realizar controles cardiológicos regularmente le permitirá a usted y a su profesional tratante conocer sus niveles de presión arterial, colesterol, trigliceridos y glucosa. Detectar desvíos es el primer paso para diagnosticar patologías que aumenten el riesgo de ECV y aplicar los tratamientos necesarios para reducirlo.


• Tome regularmente su medicación: Cuando su médico le indique un tratamiento, respete las drogas y dosis recomendadas.


• Conozca las señales de advertencia: Debe realizar inmediatamente una consulta con su cardiólogo o servicio de emergencias si presenta alguna de las siguientes molestias: dolor de pecho; resulta difícil o impreciso definir un dolor, cada paciente lo percibe con características e intensidad diferente. En general es percibido como una sensación molesta de opresión en el pecho o ardor, que puede irradiarse a la espalda, cuello, brazos o mandíbula. Puede aparecer durante un esfuerzo físico y desaparecer con el descanso, persistir o incluso comenzar en reposo. Sensación de falta de aire, con o sin incomodidad en el pecho, sudoración fría, náuseas o vómitos, aturdimiento.

 

LA LABOR EN ICR


En Instituto Cardiovascular de Rosario trabajamos diariamente en la prevención, diagnóstico precoz y tratamiento oportuno de las enfermedades cardiovasculares. Los cardiólogos que nos desempeñamos en la institución estamos comprometidos con el objetivo que la Federación Mundial del Corazón propone y que el Día Mundial del Corazón acerca en forma masiva a la población. Disponemos además de programas como el Heart Test, que permite en tan solo tres horas realizar una completa evaluación de riesgo cardiovascular mediante consulta cardiológica y estudios complementarios coordinados y nuestro programa para dejar de fumar.

 

El Centro de Emergencias Cardiológicas se encuentra diseñado para dar respuesta a las urgencias y emergencias cardiovasculares de la región centro del país y en la etapa posterior a una internación, intervención o diagnostico de patología cardiovascular trabajamos en conjunto con especialistas que desarrollan las áreas de rehabilitación cardiovascular, insuficiencia cardiaca y trasplante.

Ver todas

 

 

 

Prestadores

Así como el Boulevard Oroño es la vía de acceso más importante a la ciudad de Rosario, el Grupo Oroño es la unión de los Centros Médicos de atención más importantes de la ciudad de Rosario y su región.

Ver Integrantes